Formación

Mi nombre es Valentina Paz, nací en Santiago de Chile en 1985. Desde que tengo memoria me ha interesado el desarrollo humano, qué nos hace ser cómo somos, para qué estamos aquí y cómo nos relacionamos entre nosotros e internamente. Me considero primero una persona que pregunta, siento que nuestro mundo es fascinante y fui una niña inquieta por aprender, reflexiva, y tal vez “poco común”. Todas esas características y mi historia familiar, me llevaron a estudiar sociología, ciencias sociales, camino que dejé para internarme en el mundo de las terapias complementarias. Comencé a meditar más formalmente hace aprox 15 años con distintas técnicas (zazen, visualizaciones, atención plena, taichi, chikung (qigong), yoga, etc.) Y luego fui tomando diferentes cursos o talleres relacionados con mi interés espiritual. En esos tiempos recuerdo más de boca en boca, un taller de aura, talleres energéticos, filosofía budista y china, animales de poder, algo de chamanismo, recapitulación, conexión con el corazón, plantas de poder, flores de bach, círculos de mujeres, libros, algo de astrología, meditaciones guiadas, misticismo, procesamiento mental y emocional, terapias, recuerdos, conversaciones, reflexiones, grupos, formaciones online y presenciales. Decía que si hubiese una universidad espiritual, probablemente me formaría en ella. Eso, hasta que un día recibí la información de un taller sobre Registros Akáshicos y mi corazón comenzó a latir muy fuerte, desde ese taller en adelante sentí que en esa herramienta quería profundizar para ofrecer a los demás. Estudié más formalmente entonces en 2 escuelas hasta certificarme, ARCI (Akashic Record Consultants International) y Academia Holística, de eso ya hace aprox 10 años. Entre las otras herramientas que me llamaron la atención, las Constelaciones Familiares de Bert Hellinger tienen un lugar especial. El aspecto sistémico de quienes somos, lo colectivo que nos influye desde las ciencias sociales ya tenía un lugar en mi forma de ver el mundo. Tomé entonces una variante que incorporaba los registros akáshicos en su formación, denominada “Constelaciones Akáshicas”. Desde ahí comencé a realizar lecturas y talleres, sesiones individuales y grupales, meditaciones guiadas en grupo, mientras seguía profundizando en mi formación con distintos cursos, Reiki Integral, Munai Ki, Mujokenai, realizando prácticas y armonizaciones energéticas, etc. Especialmente en las meditaciones guiadas, sentí la necesidad de poner más atención a nuestras emociones y cuerpo. En esas experiencias, percibí que había personas que necesitaban, para poder meditar, hacerse primero conscientes de sus movimientos internos, historias, y sobre todo una manera de llevar su propia emocionalidad y mundo interior. Fue ahí donde decidí estudiar Focusing en el Instituto de Focusing Chile, volviendo un poco la mirada a la psicoterapia humanista-experiencial, esta herramienta sentí que me dio lo que necesitaba en ese momento para unificar una visión de espíritu, mente-emociones, y nuestro lugar también en el mundo colectivo, como en la triada “mente, cuerpo y alma”, somos seres humanos complejos encarnados en la tierra. Hoy, me considero una persona al servicio del camino de los demás, mientras transito el mío propio y sigo aprendiendo, expandiendo y recordando. Cada sesión que realizo la considero un espacio sagrado, en donde estoy a disposición de la autorrealización de quien consulta con todo lo que soy. Siento que de esa manera, desde esa transformación o autorrealización interna, es posible también que se de nuestro “avance” como humanidad.