Como definición, podemos encontrar que “Espiritualidad es una palabra que deriva del griego y que está compuesta por la voz spiritus que significa ‘respiro’, -alis, que se refiere a ‘lo relativo a’, y el sufijo -dad, que indica cualidad, por lo tanto, etimológicamente, espiritualidad es todo lo relativo a la cualidad de lo espiritual o espíritu. Al conocimiento, aceptación o cultivo de la esencia inmaterial de uno mismo y la realidad”*.
Entonces, espiritualidad como un concepto hace referencia directa a esa cualidad inmaterial de la existencia, a lo que podemos sentir más allá de lo tangible, físico o “visible”. Para mi, es parte de lo que anima esta experiencia humana y terrena, siempre me pregunté, ¿qué hace que mi corazón esté latiendo? ¿qué es “estar aquí”? La espiritualidad para mi es la aproximación a ese misterio, al hecho de nuestra misma existencia, su sentido, su realidad. Todos de alguna manera tenemos una experiencia directa con “esto”, respiramos, estamos vivos, animados, hay algo dentro de nosotros que hace que sintamos, nos movamos, pensemos, percibamos, o estemos experimentando este momento. Para poder entender todo “esto”, nos hemos categorizado, “emociones, fisicalidad, mente”, y en ese sentido la parte espiritual, podría considerarse como otro cuerpo más, o como el aspecto que abarca esos cuerpos y que está cercano también al misterio de la existencia, a lo fundamental, a la divinidad, a lo energético, a las preguntas que hacen referencia al sentido, “de dónde vengo, para dónde voy, quién soy, etc”. Así podríamos estar todo el día realizando estas preguntas, sin embargo el objetivo de este escrito, es invitar a reflexionar o mirar, la importancia del aspecto espiritual del ser humano, para nuestra vida, nuestra existencia, con nuestras creencias y más allá de ellas. Si bien me he topado con muchas personas que han encontrado ya sus respuestas y que de alguna manera resuenan con la experiencia espiritual de algun dogma, práctica, religión, lo que yo veo, es que esa es sólo una de las maneras de experimentar el “aspecto espiritual” del ser humano. También, hay otras personas cansadas de los dogmas religiosos, o de las creencias que cuando pequeños estuvieron en su alrededor, y el punto es que nuestro aspecto espiritual, lo relacionado con esta cualidad inmaterial y la relación con ella, sigue siendo parte de nuestra experiencia, sigamos alguna religión, grupo, creencia o no. En ese sentido es nuestra libertad poder encontrar una explicación, set de creencias, formas y prácticas con que nos haga sentido experimentar ese aspecto inherente de nuestra propia existencia, sin embargo, somos, y somos cada cual consigo mismo, 24hrs al día 7 días a la semana, en el tiempo y no tiempo. Respiramos, vibramos, nuestro corazón late, y a veces no sabemos por qué, para qué o cómo. Otras veces sentimos que hemos podido entender algo más, escuchar a personas que al parecer tienen más conocimiento, sabemos leyendas, historias, escritos sagrados, que buscan explicar, guiar, acompañarnos en este misterio, que nos dan su perspectiva, sus nociones ancestrales, y luego, volvemos a nosotros, cada cual, cada quien con su experiencia, su historia, su vida, y su propio latido. Esa realidad, la realidad inmaterial o espiritual que percibes, ese creer saber o no saber, ese misterio infinito de la vida, yo me pregunto, ¿cómo influye en nuestras vidas? ¿podemos “sacar algo” al relacionarnos con eso? ¿qué da sentido a nuestra existencia? Otra de las cosas con las que me he encontrado, es la noción de que pensar en esto es una perdida de tiempo, que necesitamos comer, cubrir necesidades y responsabilidades, y que lo físico toma precedente. Es cierto, en nuestro mundo actual, como está construido, lo físico toma precedente, en cómo abordamos las enfermedades, la sobrevivencia, en cómo nos relacionamos los unos a los otros, etc. Tenemos cosas que hacer, metas que cumplir, producciones que realizar, y todo eso es parte de nuestra vida, pero mi pregunta es, ¿cómo cambiaría eso en nosotros si además ponemos atención a nuestro aspecto espiritual? al misterio de nuestra propia existencia. Desde dónde nos relacionamos con nuestro trabajo, familias, quehaceres, sanación (fisica, mental, emocional), relación con la tierra, la comida, la producción. Este aspecto trascendente, este cultivo de nuestra esencia inmaterial, ¿qué nos aporta realmente? ¿Le va “mejor” por ejemplo a una persona que tiene “fe” en abordar una enfermedad? ¿que considera también su aspecto energético? y si es así, ¿por qué o por qué no? ¿el set de creencias que tengo actualmente, me aporta? El tema es preguntarse por el lugar de la epiritualidad en la vida, de cada cuál, de cada quien y la importancia de la espiritualidad en el ser humano. Para mi siempre ha sido central, como un aspecto que sintoniza con esa parte profunda de mi, donde la tierra, mi ser, y el infinito se juntan. De alguna manera pareciera que siendo seres humanos tendremos algun tipo de creencia, mi creencia es esa, la espiritualidad es nuestro derecho divino, somos adentro y afuera, y desde ahí, todo lo demás.

*Significado de Espiritualidad (Qué es, Concepto y Definición) – Significados